Microrrelatos de Yurena González H.


Juan Carlos Mestre



La ley del silencio



Crecí entre las montañas y el mar, en esa costura de soledad y silencio con este rostro puro de alma ausente. Aquí pasan cosas, de esas que te ensucian por dentro y te arman la mirada con garras dolorosas. Nos vigilan con educado horror, cuando pasan de largo y mantienen las distancias.

Porque tienen pesadillas con nosotras y simulan cada día, en las calles, en cualquier lugar, que no pasa nada, que ya nos vamos. Nosotras también disimulamos.



Demófilo


Durante los veinte años de su mandato no repitió plato una sola vez: se deleitaba con manjares de las montañas, productos de la zona, frutos de la tierra. Veinte dictatoriales años y sus miles de desayunos, almuerzos y cenas con sus correspondientes fiestas y celebraciones. La sangre de ciudadanos y esclavos corría por las copas y colmaba los platos. Amaba a su pueblo y el sabor de su miedo.



Quid pro cuo


Dos pistolas apuntaban con firmeza en la oscuridad. Sus picaduras fueron letales para la pareja, que yacía abrazada. Sus asesinos rodearon la cama, asegurándose del trabajo realizado. Ambos se miraron con gravedad, siendo conscientes del pacto que acababan de sellar: ahora, viudos, encontraron la paz, un nuevo principio, libres. Impunes.


***

Yurena González H. (Santa Cruz de Tenerife, 1980) Historiadora, bibliotecaria y escritora. Coorganiza los Encuentros de Escritoras de Microrrelato en la Librería de Mujeres de S/C de Tfe. Ha publicado en obras colectivas de minificción como Fricciones, Señales Mínimas y la trilogía Somos Solidarios. Textos suyos se incluyen en revistas digitales como Revista Cinosargo, Revista de Ficción Breve Plesiosaurio, Cita en las Diagonales, El vagón de las artes, Scribere y Nexo, en España. En 2013 participa en el I Encuentro de la Joven Crítica Canaria y en 2015 en el I Simposio Canario de Minificción organizado por la Universidad de La Laguna (2015). Publica su primera obra en solitario, El diablo está en los detalles, en mayo de 2016. Ha desempeñado la labor de tallerista de microrrelatos. 
 
 

2 comentarios:

  1. Relatos fuertes. Imposible no imaginar lo que la narradora sugiere (o será tal vez lo que mi inconciente me sugiere?) Gracias, hermosos, e impactantes.

    ResponderEliminar
  2. Un deleite escalofriante envuelve al lector...

    ResponderEliminar

No se aceptan comentaristas anónimos.