Microrrelatos de Leonardo Dolengiewich

Benton Murdoch Spruance



EL MOTIVO

Penélope rechazó sistemáticamente las propuestas amorosas de los pretendientes: ninguno de ellos logró hacerla gozar tanto como Ulises.



Y COLORÍN COLORADO

Una de las pocas cosas que le ponían algo de color a mi vida en estos últimos años era la relación que entablé con mi niño interior. A él le encanta que le lea en voz alta. Se involucra en las historias y las vive intensamente: corre detrás del conejo con Alicia, investiga crímenes con Sherlock Holmes, recorre el laberinto con Teseo. En sus periplos, a veces me produce dolores o me hace cosquillas.
Yo solía pasarla bien leyéndole pero desde hace un tiempo ya ni eso disfruto. Acabo de narrarle un cuento sobre niños caníbales.


VOLVER A SER FAMILIA

Mi hermana menor y yo caminamos por la playa. Vamos a encontrarnos con papá. Hace años que no lo vemos y la emoción nos ha puesto nerviosas. Pero nos damos aliento y seguimos. Ya lo divisamos. Está contemplando el ocaso junto con su novia y su hijita nueva.
Nos ponemos frente a sus narices y, mirándolo a él, comenzamos a cantarle una canción, como hacíamos de niñas. Papá se pone pálido. Para completar la sorpresa, mamá y mi hermana mayor se acercan por detrás de ellos tres y disparan, eliminando a las que sobran.


DESTINO CRUEL

La escritora y el cuentacuentos decidieron ponerle a su primera hija un nombre simbólico, que le señalara a la niña un camino. Pero Scherezade nació muda.


PRIMER ENCUENTRO

Tal como acordamos, nos encontramos en la esquina de Sargento Cabral y Alfonsina Storni. Yo tengo mis motivos para hacerlo, ella tendrá los suyos. Aunque es la primera vez que nos vemos cara a cara, casi no dudamos en reconocernos. Yo la identifico por la flor roja sobre la oreja derecha, la misma que usa en todas las fotos que ha subido a su Facebook. Nos damos un beso y le pregunto si está lista. Ella cierra los ojos a modo de afirmación. El semáforo da verde. Nos arrojamos juntos, tomados de la mano, bajo el primer colectivo que pasa.


DOLORES FANTASMA

Son terribles los dolores fantasma. Desde la amputación, cada día me duele, me pica, me arde tu cuerpo.





*

Leonardo Dolengiewich    

Naciò en 1986 en Mendoza, Argentina. Es escritor y estudiante de Psicología. 



Durante 2009 y 2010 coordinó un taller de creatividad literaria para adolescentes. Y desde principios de 2016 coordina un taller de cuento y microficción para adultos. 

Sus microficciones han sido publicadas en Argentina, Chile, Perú, México, España e Italia, tanto en antologías como en revistas literarias y sitios web especializados en el género. 

En 2015 publiquó "La buena cocina", su primer libro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se aceptan comentaristas anónimos.