Microrrelatos de Camilo Montecinos


 
Foto: Juan Yanes

Monólogo
Tengo miedo. No de tu mano pesada y tu aliento a alcohol. No a que en las noches me tomes por la espalda y me lleves, sin mi consentimiento, a un lugar que no conozco. No le temo a tus gritos, ni a tu barba descuidada, ni a ese olor que me distancia cada vez más de ti. Tengo miedo a estallar y a que la ira un día me arrastre hacia tu miseria.

Propiedad privada
La observa en silencio. Es su posesión más valiosa, su mujer, su único tesoro. Por eso, pocos pueden verla y solamente si él lo permite. La contempla. Refulge su belleza en la oscuridad de la habitación, el impalpable respiro, la suavidad espléndida de las líneas de su silueta en la cama. En silencio abre el cajón del velador y en ese mismo silencio, con mano firme, aprieta el gatillo.

Pactos
Uno, sentado en el asiento n° 25 del bus con destino a Talca, espera que ella llegue, según lo acordado. El otro, sentado en el patio de su casa, descansa después de enterrarla.  No podía permitir que ella se fuera con su amante.

Paladar real
La princesa aguardaba con ansias la llegada de un nuevo príncipe al castillo. No para ser salvada sino para degustar, una vez más, su plato favorito: carne azul.
(Del libro Golpes sobre la mesa (Ediciones Sherezade, 2017).

Textos inéditos

Cuento de infancia
A caperucita no le asustaba del lobo su aspecto físico, su pelaje despeinado, su pinta de canino de pobla, ni sus cicatrices de las que algunas veces se vanagloriaba. Le asustaba en realidad su capacidad de verborrea, de persuasión, su oralidad tan elocuente, con la que engañaba a todos en el bosque y era proclamado como un líder. Le causaba terror su capacidad de pasar desapercibido a través de la palabra y comerse de vez en cuando abuelitas y caperuzas inocentes como ella, eso la intimidaba, le ponía los pelos de punta y hasta, podría asegurarse, le atraía un poquito.

Efectos de postguerra
Tengo miedo de despertar y encontrarme nuevamente en este planeta inerte y lejano. Tengo miedo de no hallar tu voz en estos fríos parajes e ir muriendo poco a poco. Miedo a que no vuelvan aquellos que prometieron volver y rescatarme, a que los días avancen y la soledad nos golpee tan fuerte que sea imposible mirarnos cara a cara. Tengo miedo. Aquí en la Tierra el azul del cielo lentamente va perdiendo su magia tan especial.

Paciencia serial
Disponemos de tiempo para todo, me dijo con total serenidad. Admiraba su forma de enfrentar las situaciones, por muy dificultosas que parecieran, siempre con una absoluta parsimonia y calma, que rozaba muy de cerca la frialdad. Y tenía razón. Alcanzamos a descuartizar el cuerpo del niño, tomarnos un café y ver nuestro programa favorito de los viernes. 

Coleccionista
Cenicienta guarda como trofeo los zapatitos de cristal. Y la cabeza del príncipe, también.

*
Camilo Montecinos Guerra (Arica – Chile, 1987). Profesor de Castellano. Ha publicado un libro de microficción, “Golpes sobre la mesa” (Ediciones Sherezade, 2017). Además sus textos han sido difundidos tanto en medios impresos como digitales: “Antología de escritores del norte” (Sech, 2012), “Borrando fronteras”, (Ergo sum, 2014), “Lluvia de micros”, (Colectivo Córdoba Breve, 2017), revista “La Taberna de Innsmouth” (Cathartes Ediciones, 2017), sitio web “Letras de Chile”, “Cuentos para el andén”, revista “Brevilla” y la antología de microcuento policial “Dispara usted o disparo yo”, de Lilian Elphick et al. Obtuvo 2° lugar en el concurso de microrrelatos “Arica en 101 palabras” los años 2012, 2013, 2014 y 1° lugar el año 2018; 1° lugar en el concurso “Déjalo ahora” el año 2015; y 3° lugar regional en el concurso “Historias secretas de nuestra tierra”, el año 2016. El año 2017 obtiene Beca a la creación literaria del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se aceptan comentaristas anónimos.