ANTOLOGÍA DE MICRORRELATOS «TIGRES PARA JUAN. HOMENAJE A JUAN A. EPPLE»

 

Sergio Astorga

Revista Brevilla tiene el agrado de presentar «Tigres para Juan. Homenaje a Juan A. Epple», antología de microrrelatos que reúne a 141 autoras y autores de las Américas, Europa, Australia y Nueva Zelanda.

Nuestros agradecimientos a quienes confiaron e hicieron posible esta maravillosa selección, escritoras y escritores de muchos países que aún creen en la literatura como un arma cargada de futuro, parafraseando a Celaya.

 

Revista Brevilla

Lilian Elphick

 

 

DESCARGA GRATUITA, AQUÍ 

 

LISTA DE SELECCIONADOS/AS PARA ANTOLOGÍA «TIGRES PARA JUAN»

 

Sergio Astorga

LISTA DE SELECCIONADOS/AS

 

 

 

1.- Mariángeles Abelli Bonardi/Argentina

2.- Diego Alba/Argentina

3.- Lilian Aguilar de Andreutti/Venezuela

4.- Luis Eduardo Alcántara/México

5.- Ricardo Álvarez Mondaca/Honduras

6.- Esther Andradi/Argentina-Alemania

7.- Carmen Antón/Argentina

8.- Sisinia Anze Terán/Bolivia

9.- Pamela Arango Londoño/Colombia

10.- Cecilia Aravena Zúñiga/Chile

11.- Denise Armitano Cárdenas/ Venezuela

12.- Sergio Astorga/México-Portugal

13.- Julián Avaria-Eyzaguirre/Alemania-Chile

14.- Karla Barajas/México

15.- María Francisca Barbero Las Heras/ Alemania

16.- Alejandra Basualto/Chile

17.- Márcia Batista Ramos/Brasil-Bolivia

18.- Hernán Becerra Salazar/Perú

19.- Débora Benacot/Argentina-EE. UU.

20.- Luis Berríos Ávalos

21.- Matías Bonfiglio/Argentina

22.- Raúl Brasca/Argentina

23.- Ricardo Bugarín/Argentina

24.- Rodrigo Cadena/ Chile

25.- Marylena Cambarieri/Argentina

26.- Nélida Cañas/Argentina

27.- Silvina Cañas/Argentina

28.- Homero Carvalho/Bolivia

29.- Guillermo Castillo/Colombia

30.- Elvis Joel Cerrinos/Perú

31.- Lilian H. Cheruse/Argentina

32.- Sara Coca/España

33.- Carmen Concha-Nolte/Perú-EE. UU.

34.- Eduardo Contreras/Chile

35.- Ramón Cortés S./ Chile

36.- Marcos Fabián Cortez/Chile

37.- Patricia Dagatti/Argentina

38.- Fernando De Gregorio/Chile

39.- Carmen de la Rosa/España

40.- Miguel Ángel Dorelo/Argentina

41.- Lilian Elphick/ Chile

42.- Cristopher Escamilla/México

43.- Liliana Espinoza Tobón/México

44.- Jorge Etcheverry/Chile-Canadá

45.- Silvia Favaretto/Italia

46.- Raúl Feroglio/ Argentina

47.- Jean Claude Fonder/Bélgica

48.- Sebastián Fontanarrosa/Argentina

49.- Zulma Fraga/Argentina

50.- Denise Fresard/Chile-España

51.- Daniel Frini/ Argentina

52.- Ana María García/Argentina

53.- Magda García López/España

54.- Walter Garib/Chile

55.- Virginia Glez. Dorta/España

56.- Yurena González /España

57.- Ana Grandal/España

58.- Emilian Grozerovsky/México

59.- Eduardo Gotthelf/Argentina

60.- Angélica Guzmán Reque/Bolivia

61.- Lucila Adela Guzmán/Argentina

62.- Ángeles Hernández/ México

63.- Jaime Huenún Villa/Chile

64.- Leonel Huerta Sierra/ Chile

65.- Sergio Infante/Chile

66.- Maritza Iriarte B./Perú

67.- Mirta Krevneris/Argentina

68.- Alfredo Lavergne/Chile

69.- Mauricio León/ Ecuador-Chile

70.- Rodolfo Lobo Molas

71.- María Elena Lorenzin/Argentina-Australia

72.- Romeo Lucchi/Italia

73.- Juan Martínez Reyes/Perú

74.- Liliana Massara/Argentina

75.- Sara Mateos G. /México

76.- Marcelo Medone/ Argentina

77.- Camilo Montecinos/ Chile

78.- Ximena Montero Miranda/ Chile

79.- Ángeles Mora Álvarez/España

80.- Chris Morales/México

81.- Patricia Morales Betancourt/Colombia-Canadá

82.- Fabiola Morales Gasca/México

83.- Silvina Morvillo/Argentina

84.- Diego Muñoz Valenzuela/Chile

85.- Luis Ignacio Muñoz/Colombia

86.- Félix Musre/Chile

87.- Patricia Nasello/Argentina

88.- Ildiko Nassr/Argentina

89.- Queta Navagómez/México

90.- Laura Nicastro/ Argentina

91.- Omar Ochi/Argentina

92.- Emilia Oliva/España

93.- Scarlette Orozco/Nicaragua

94.- Zarela Pacheco/Chile

95.- Cecilia Palma Jara/Chile

96.- Doralba Pérez Ibáñez/Colombia

97.- Jorge Pérez Guillén/México-Canadá

98.- Javier Perucho/México

99.- Maura Pierotti/Argentina

100.- María del Carmen Pilán/ Argentina

101.- Estela Porta/Argentina

102.- Graciela Poveda/ Argentina

103.- Lina Preciado de Novak/Colombia-Australia

104.- Marianela Puebla/Chile

105.- Milton Puga/Chile

106.- María Isabel Quintana/Chile

107.- Jorge Quispe Correa/Perú

108.- Katalina Ramírez Aguilar/México

109.- Gabriel Ramos/México

110.- Rogelio Ramos Signes/Argentina

111.- Ilich Rauda/El Salvador

112.- Nanim Rekacz/Argentina

113.- Claudia Elena Ríos Arellano/México

114.- Mariela Ríos Ruiz-Tagle/Chile

115.- Patricia Rivas M./Chile

116.- Penélope Rivera A./México

116.- Marcos Robledo/Uruguay

118.- Adriana Rocha Gómez/Bolivia

119.- Saturnino Rodríguez Riverón/Cuba

120.- Nana Rodríguez Romero/Colombia

121.- Ernesto Rojas/Argentina

122.- Arnoldo Rosas/Venezuela

123.- Carlos Enrique Saldívar/ Perú

124.- Claudia Sánchez/Argentina

125.- Angélica Santa Olaya/México

126.- Manuel Sauceverde/México

127.- Norah Scarpa Filsinger/ Argentina

128.- Eliana Soza Martínez/ Bolivia

129.- Fiona Taler/Guatemala-Nueva Zelanda

130.- Paola Tena/México-España

131.- Roger Texier/Chile

132.- Carmen Tocay Gómez/Guatemala

133.- Manuel Torres Flores /Chile

134.- Francisco Valenzuela S./Chile

135.- José Luis Velarde/México

136.- Cristián Vila Riquelme/Chile

137.- David Vivancos Allepuz/España

138.- Fresia Weichafe/Chile

139.- Juan Yanes/ España

140.- Alexandr Zchymczyk/México 

                                  

 141.- César Zetina Peñaloza/México

SATURNINO RODRÍGUEZ: «CARTA A UNA AUSTRALOPITHECUS AFARENSIS»

 


EL BUENO Y EL MALO

 

El policía malo te rompió la cabeza; te sacó cuatro dientes. La nariz te sangra; te partió los labios; casi te asfixia. No te queda un hueso sano. ¿Te sirvo champán,helado?¿Un poco de caviar? Por qué no me dices la verdad, ¿eh? ¿Que la verdad es relativa? Correcto; eso es verdad.Después del cabroncito de Einstein,la verdad se fue a bolina.Pero míralo así: yo soy el policía bueno que quiere ayudarte. Si no me ayudas a mí, el malo puede encarnar al bueno, y el bueno volverse malo, con mucha relatividad. De esa forma, habrá un absoluto cabrón de menos, en este mundo tan relativo.

 

 

ESLABÓN

 

Hemos creado al Frankestein que nos destruirá. Hallamos un fémur antiquísimo.Prohomínido u homínido, los paleontólogos no se ponían de acuerdo. El caso se complicó cuando tomamos la decisión de clonarlo, aprovechando el material genético conservado en el hueso. Nada del otro mundo, un tipo feo como el demonio;ordinario y renuente a bañarse o rasurarse la barba. Tratamos de pulir sus modales, instruirlo en ciertos comportamientos. En resumen: civilizarlo. Ese fue el comienzo del fin. Como parte del proceso, determinamos mostrarle la calle, la realidad exterior. Allí se gestó nuestra desgracia: automóviles rodando veloces, taxis, camiones, ómnibus, bicicletas, motos, triciclos, coches para niños, sillas para discapacitados, y otras innovaciones. Enseguida solicitó una audiencia con el Registro de Patentes. Comunicó su intención de reclamar, con carácter retroactivo, el derecho de autor por la invención de la rueda.

 

 

LA PÁGINA SALVADORA

 

La solución a todos los problemas del género humano: clínicos, amorosos, alimentarios, económicos, climáticos, políticos y de cuánto pudiera pensarse como interrogante, estaban respondidos en la página cuarenta y tres, segundo párrafo, de un libro que su único lector sustrajo para mostrarla como evidencia. Nadie lo escuchó ni quiso leerla. Lo tildaron de orate hacia arriba, porque blandía la hoja a cada momento y lugar hasta volverse molesto.Sus contemporáneos lo recompensaron internándolo en un manicomio. La página ocupó varias semanas un lugar prominente encima de su cama. Más tarde, la encargada de la limpieza la mezcló a otros muchos papeles que guardan los locos, y terminan siempre en la basura.

 

 

INCUMPLIMIENTO DE PRONÓSTICOS

 

El profeta predijo su muerte a manos de la turba enardecida por el profeta haber predicho su muerte a manos de la turba enardecida. El círculo se cerraba como una serpiente que se muerde la cola. El callejón sin salida se desvaneció cuando la turba enardecida perdonó al profeta, etc. De esta forma, el adivino se sumó a la larga lista de falsos profetas, cuyas predicciones no se cumplen. Horas más tarde fue juzgado por mentiroso y pasado por las armas. Esta muerte en particular no confirmó, aunque se aproximara, la profecía de marras, porque no se consumó a manos de la turba enardecida.

 

 

CARTA A UNA AUSTRALOPITHECUS AFARENSIS

 

Estimada Lucy:

He observado día a día cómo te alejabas de mí. La semana pasada noté que bajabas del árbol y caminabas erguida en dos patas. Ahora te contoneas orgullosa, con la cabeza bien arriba, a un metro del suelo. Te crees superior; para ti yo solo soy un mono maromero. Ya veremos adónde te conducen tus pasos. También me reprochas vejez. Aunque tengas veinte, de aquí a tres coma dos millones de años,¿cuál será la diferencia?, en el puro hueso, con faltantes... Tu principal argumento para dejarme fue el deseo vehemente de ser la primera mujer; pero te aseguro, Lucy: no serás la última. Ya incursionaré de cuando en cuando entre los árboles,solo para probarte que poseo las herramientas necesarias. Si quieres evolucionar, allá tú;evoluciona. Y que la evolución te sea leve.

Tuyo, desde las ramas.

 

 

DIABÓLICA

 

Como destinatario de su amor inmarchitable, se tatuó en el antebrazo el nombre de su amada. Para que el mundo supiera quién estaba sentada en el trono de su corazón: la reina. La majestad, mientras tanto, no retribuyó esas consideraciones absolutistas, y durante su reinado, instauró una tiranía aborrecible, que a la vez hizo aborrecible la vida del monarca. Cuando hubo agotado el arsenal de maldades, tomó el pasaporte y voló de su lado. Las últimas noticias la ubican al norte, empuñando el cetro de otro rey. En el antebrazo del primer soberano quedaba el nombre de la bruja, como marca indeleble. Debía borrar ese estigma incriminatorio. Se decidió por modificarlo. Detrás del nombre de la emperatriz: LUCY, añadió una sílaba: FER. Que disculparan la licencia ortográfica. Era preferible adorar al diablo.

 

 

LOS PIES EN LA TIERRA

 

Que el asunto había tomado un cariz grave era evidente. Todos los habitantes del planeta suspendidos en el aire, levitando, sin esperanzas de que algo fuera a cambiar en las próximas horas.

Un despistado recién abre los ojos pegados al techo, y pregunta qué pasó para perder peso así de repente. Ingresaron a la pobre, le contesta el sobrino, braceando como puede junto a la lámpara. Llevaba muchos años de servicio ininterrumpido, sin tomar descanso, y ahora pagamos las consecuencias. Veremos si logra salir con vida del hospital.

—¿Y tan grave es la cosa?

―De suma gravedad.

―Cualquiera diría que poca.

 

*

Estos textos están incluidos en el libro Estimada Lucy, de Saturnino Rodríguez Riverón, Editorial Giraluna Latinoamericana, Venezuela, 2022.

Esta disponible en Amazon.

 

*

 

Saturnino Rodríguez. (Placetas, Cuba, 1958). Narrador y poeta. Ha obtenido premios y menciones en diversos concursos nacionales e internacionales. En 1999 obtiene el Premio Calendario Narrativa con el cuaderno Manuscritos en papel de cigarro (Ed. Abril, 2001); publicó Cuentos de papel (Letras Cubanas, 2007) y Muchas veces mucho (Letras Cubanas, 2013). Tiene en proceso editorial la recopilación: Tres toques mágicos. Antología de la minificción cubana, y el libro de mincrorrelatos Estimada Lucy. Ha sido incluido en diferentes antologías, como: Cuentos cubanos contemporáneos. Palabra de sombra difícil (Ed. Letras Cubanas-Ed. Abril, 2001); Certamen Jara Carrillo, Premios 2003-2005, Vol. 8, Premios 2006-2007, Vol.9 (Alcantarilla, 2005, 2007); Karma sensual. Antología de relatos eróticos (El Taller del Poeta, Pontevedra, 2005); Con buenas palabras (Jirones de Azul, Sevilla, 2006), Bendito sea tu cuerpo (Ed. Olandina, Perú, 2008), Más allá de la medida (Museo de la palabra, 2010), Miradas y Letras en el camino de la lengua castellana (Camino de la lengua, 2010, 2011), entre otros.  Trabaja como periodista en la emisora Radio Reloj.

 


 

GUILLERMO RIEDEMANN: «PERDIGONES»

 





 

 

Nunca he visto un cuervo. Dicen que los cuervos sacan los ojos. Aquí hay tordos de plumas brillantes, los cuervos son más grandes. Aquí hay ebrios furiosos, también en el país de las cornejas. Furiosos y pájaros desprecian la torpeza. Los miro, los escucho, salen de cacería los ebrios, pueden arrancar los ojos, los he visto con sus escopetas entonando canciones. Me oculto entre los pinos. Entre estos árboles no hay nadie, giro en círculos y vigilo.Son inteligentes y forman pandillas. Mientras crean que me he perdido estaré a salvo.

 

*

Entonces confundirás una cosa con otra. Un recuerdo y la imagen que pertenece a un sueño. Unas palabras escuchadas y otras encontradas en un libro, una boca que habla y unos labios que besan. Labios deseables, probablemente. Tal vez una joven desnuda a orillas del Danubio y una igual de hermosa que nada en el Trankura;quizás esa desterrada que engaña en las calles de París, una perdiz que huye o una escopeta que se dispara y borra la memoria de bosques devastados.

 

*

En el interior del cubrecama flotarán peces y plumas de perdigón. Esas cosas pasan. Por la boca de la escopeta volarán colmillos confundidos con esferas de plomo y un bote que lleva la corriente. Ya entenderás. En tu cabeza suenan bien algunas palabras secas por completo de sentido. Deberás ponerles freno. Todas las palabras y ninguna. Debes escuchar a quienes dicen –todo está nombrado. No pretendas encontrar tus propias palabras en el vuelo de plumas y perdigones.

 

*

Aprenderás a pender de una rama. En éste o en el otro mundo verás corderos para el degüello, murciélagos cabeza abajo en el cerezo, senegaleses colgados que ofrecen réplicas de palacios del tamaño de un corazón de paloma.Cualquier niño aprende en polvorientos jardines monárquicos,ante plegadas alas oscuras, sometido a movimientos de manos y papelillos en las escalinatas del monumento a Los Héroes. Y en la Plaza San Lázaro, escucharás: el caso es que del mismo árbol crecen colmillo y corazón.

 

*

Penan las ánimas. Tengo en mi mano un cartucho vacío. Volaron las plumas del cubrecama. Los perdigones astillaron el aire y cayó el silencio de la muerte.

No sé si duermen o me miran pero no dicen nada. Saldré de casa, caminaré miles de kilómetros y nunca conseguiré alejarme. Pongo el cartucho sobre la mesa de noche. El cañón de la escopeta tiene el ánima lisa.

 

*

La piedra de la memoria. Nada se me escapa. Olvidar es fácil, olvidar es de cobardes. Debo recordarlo todo. Si algo parece incierto, si un día vivido,unos gestos vistos, unas promesas recibidas tropiezan y se desdibujan, me detengo. Recuperado lo que fue incierto me protejo. La memoria debe ser como una piedra, una roca que no desgastan ni las aguas ni los vientos de cualquier lugar del mundo. Se necesita coraje cuando llegan los fríos. Cuando veo los brotes de los manzanos, se necesita coraje. Pero no olvido. La memoria puede ser peligrosa. En los que eligen olvidar, se comporta como elefante en una cristalería.

 

 

Extracto.

 

Perdigones, de Guillermo Riedemann.

Ediciones Inubicalistas,Valparaíso, Chile, 2016.

 

 

Guillermo Riedemann (Reumén,Chile,1956). Poeta y psicólogo, conocido también como Esteban Navarro, seudónimo que adopta desde 1975 y con el cual firma la primera edición de Para matar este tiempo,en 1983,además de otros cuatro títulos: Poemas desde Chile (1981), Mal de ojo (1991),La manzana de oro (1993) y Salto al vacío (1998). Como Guillermo Riedemann es autor de Hombre muerto (2007), Calle de un solo sentido (2013), Perdigones (2016), una segunda edición aumentada de Para matar este tiempo (2018), De la vida cotidiana(2019)y Después es siempre antes (Antología poética,2021)

 

 

Datos biográficos en: Viaje Inconcluso.

 

 

 

Foto: Macarena Reyes

 

FERNANDO DE GREGORIO: «FAHRENHEIT 451»

Se desconoce al autor/a de esta foto


 

 

PREMONICIÓN

 

Mi mujer me llama, asustada. Se cayó una foto mía de repente en la casa. Le digo que no pasa nada, que estoy bien. Cuelgo. Me saco la soga del cuello y bajo del banquillo. No soporto darle la razón cuando sale con sus supersticiones baratas.

 

 

FAHRENHEIT 451

 

El bombero encendió un fósforo y lo acercó al microcuento. La página ardió lentamente, dándole tiempo de recorrer con la vista las breves líneas. A ese ritmo, le tomaría una caja completa de cerillas y un enorme placer deshacerse de mi último libro.

 

 

HACIENDO AMIGOS

 

Mi madre, triste por verme tan solito, siempre me pide que haga amigos. No sabe lo que cuesta. Se va a llevar una gran sorpresa hoy, cuando llegue con el amigo que hice en el cementerio.

Ni se le notan las costuras.

 

 

EFECTO INVERNADERO

 

Abro la puerta del refrigerador y me encuentro con los ojos de mi esposo, que me miran suplicantes. Lo saco a tirones, y me meto rápidamente al frío. Ya esperé media hora mi turno, en el calor infernal de este mundo que nos quema vivos.

 

 

ADIVINOS S.A.

 

En su primer día de trabajo mi empleado agredió ferozmente a uno de mis gerentes porque visualizó que en una cena de fin de año se propasaría con su mujer. Lo ascendí de inmediato.

 

 

HERMANITO

 

A pesar de que lo vengo pidiendo hace mucho tiempo, mis padres no quieren darme un hermanito. Dicen que están muy viejos, que no tienen dinero ni paciencia. ¡Pamplinas! No dejaré que me arruinen la niñez, no merezco pasarla solito, enchufado a la tele y el celular. Hace algunas semanas me traje un niñito desde un parque, y lo tengo escondido en el sótano. A veces llora bajito, y voy a consolarlo en silencio con galletas y leche. Le cuento que sus nuevos padres son geniales, mientras le muestro fotos de ellos. Le digo que falta poco para que se conozcan, y me abraza con amor. Me dice que soy un excelente hermano mayor.

 

 

DESCUBIERTO

 

La historia del bígamo finalmente terminó tal como empezó: con un par de esposas.

 

 

 

***

 

 

Fernando De Gregorio Concha (Curicó, Chile, 1976). Arquitecto, escritor, ilustrador. Ha publicado los libros de microcuentos «Cuentos Condensados» (2013), «Insectario de Dinosaurios» (2018) y «Espadas de papel» (2020).  Sus trabajos han sido publicados en numerosas antologías en Chile y el extranjero. Es amante de la bicicleta, los dinosaurios y la ciencia ficción.

 

 

 


 



«TIGRES PARA JUAN». ANTOLOGÍA DE MICRORRELATOS. CONVOCATORIA

 


      REVISTA BREVILLA

 

ANTOLOGÍA DE MICRORRELATOS «TIGRES PARA JUAN».

HOMENAJE A JUAN A. EPPLE, PADRE DE LA MINIFICCIÓN

 

 

*Objetivo: Creación de la antología digital, de título Tigres para Juan, de la revista digital Brevilla, que reunirá microrrelatos que tratarán la temática de los tigres/tigresas como personajes.

 

*Título de la Antología: «TIGRES PARA JUAN».



*La eventual publicación virtual de esta antología no tendrá fines de lucro.

 



Condiciones de envío


1.- Podrán participar todas las personas mayores de 18 años.

2.- Enviar un (1) microrrelato original e inédito (no publicado en papel ni en internet) por persona, escrito en español, que trate el tema ya indicado, de 250 palabras como máximo (sin contar el título); datos biográficos, en no más de 6 líneas.

También, se aceptarán minificciones ilustradas (máx. 1).

3.- El envío será vía correo electrónico a: revistabrevilla[at]gmail.com. Adjuntar textos y breve bio en un solo documento word (no se aceptará el formato PDF). No incluir fotos. Idealmente, enviar texto en Garamond 14, espaciado 1.5, márgenes justificados. El archivo deberá llamarse así: nombre autor/a_título. Por ejemplo: Perico Los Palotes_Tigre.

 

En el caso de las ilustraciones, el envío debe ser en formato jpg o png, alta resolución.


4.- En el asunto del mensaje, indicar: «Microrrelatos /Minificciones Ilustradas/ Tigres para Juan/ Nombre autor/a».


5.-No se aceptarán textos pegados en el cuerpo del mail.


 6.-Los textos/ilustraciones serán evaluados por el comité de lectura de Revista Brevilla: Sergio Astorga, Manolo Ortiz Soto y Lilian Elphick, editora general de Revista Brevilla.


7.- El envío vía mail equivaldrá a la autorización de publicación digital de los textos.


8.- El plazo para el envío de textos/ilustraciones vencerá impostergablemente el día 30 de abril de 2022.


9.- El incumplimiento de cualquiera de estas formalidades equivale a la descalificación automática.

 

10.- No se aceptarán, en ninguna circunstancia, textos racistas, homófobos, sexistas, etc. Tampoco se aceptarán textos que no cumplan con la temática descrita arriba.

 

11.- Consultas: Lilian Elphick: lilian.elphick[at]gmail.com

 

***

 

Brevilla, revista digital de minificción, pretende compilar no sólo microrrelatos, sino otros géneros literarios, ya sean aforismos, haikús, prosa poética brevísima, verso breve, y expresiones visuales y de audio, como ilustraciones, comics, fotografía, podcasts, etc.


© Brevilla es una idea original de Lilian Elphick y su nombre proviene de Godzilla, antiguo monstruo japonés.

 

Sergio Astorga

 

ANGÉLICA SANTA OLAYA: «PEZ ROJO»

 

Alejandra Acosta

 

POLVO EN EL VIENTO

(Kansas)

 

Mantuvo muy abiertos los ojos, atorados en el azoro, mientras ella se alejaba. Luego los cerró con fuerza para disipar la imagen y volvió a abrirlos.  El universo de los años que pasaron juntos cupo en la fracción de segundo que duraba un soplo de viento y se esfumó en el polvo que, a trasluz, entraba por la ventana atravesando la efímera realidad. Bajó los párpados y el eco de los ligeros pasos sobre las baldosas se montó en el tic tac del reloj que, desesperado, intentaba aprisionar el último rayo de luz que, pegado a sus tacones, desmoronaba la tarde.

 

 

PEZ ROJO

(Saint Privat)

 

No tengas miedo. Mira, no sé gruñir. No tengo colmillos ni garras. Sólo tengo estos zapatos rojos que a nadie entusiasman, dijo la niña al león que temblaba bajo el mágico influjo de aquellos zapatos. El miedo, convertido en sonrisa, se alejaba dejando ver sus brillantes colmillos. Y Dorothy, harta de seguir un camino que no terminaba, ya no quería volver a casa, sino escapar y crear su propio tornado en aquella melena que parecía el sitio perfecto para sumergirse en el enrojecido inicio de otro cuento.

 

 

KOOP ISLAND BLUES

(Koop)

 

Te amo, dijo muy bajito mientras bailábamos. Marcó una vuelta y cuando nuestros ojos se encontraron de frente la música terminó. Siguió una despedida larga como la desabrigada cola de una espiral. Tomó mi mano. Nos miramos. Besó mi mejilla. ─Buenas noches─ dijimos─. Nuestras parejas se despidieron también. Y partimos, otra vez, a soñar con la imposible danza de los sin lugar.

 

 

DESEARÍA QUE ESTUVIERAS AQUÍ

(Pink Floyd)

 

Una guerra le ardía en las entrañas calcinando certezas y lloviendo máscaras que se tragaban el azul. Las aves, aburridas, llevaban y traían mensajes en el pico. Un gato triste maulló a la distancia porque no podía besar a la luna. ─Ven, el camino envejece ─dijo a la sombra en penumbras que lo escuchaba. Nadie respondió porque el amor es un miedoso fantasma con disfraz de héroe.

 

 

EL TANGO DE NEFELI

(Haris Alexiou)

 

Un perfume a jacintos viajó por el bosque alcanzando la nariz de los chicos que recogían ramas para el fogón. Era el aroma que emanaba la cabellera de la niña que lavaba su ropa a la orilla del río. De pronto, todo fue confuso. En una repentina vorágine giraron los árboles, el cielo y el vestido hecho jirones. No hubo miel ni granadas. Ni Zeus, ni el ángel de la guarda llegaron a tiempo para convertirla en nube como contaba la leyenda. De la ausente lluvia mitológica sólo le quedaron las lágrimas.

 

 

GIRANDO EN MI SOBRIEDAD

(Tanita Tikaram)

 

Mary no quiso tomar clases de costura como todas las niñas de su edad. Tampoco deslindó trabajo y amor como todos aconsejaban. Nada le salía bien. Por eso, cuando su amado, al verse ignorado por ella, dijo: “Mary, estoy hecho pedazos”. Ella, acostumbrada a la muerte, sin arrepentimientos, tomó pluma y aguja para iniciar el último intento. Aunque sabía que ser madre -estaba escrito en el destino- no era su especialidad. Y así, con el hilo de su paradójica esperanza puso un monstruoso espejo frente al rostro de la humanidad. Y lo firmó Shelley.

 

¿LO QUIERES MÁS OSCURO?

(Leonard Cohen)

 

Ahí estaba el muro; con sus huesos de acero y la tez cacariza y mugrosa lista para atrincherar los sueños.  Se erguía firme como un soldado lapidando la risa aferrada a la grieta de una ilusión. Montaba guardia, silencioso, como un grito que se ahoga entre los dedos clandestinos de la fe. ─Lo siento, bro… ayer, todavía, había por allá un huequito por donde pasar… estos gringos se las gastan…─ Apretó el puño repleto de la rabia que acompaña al desencanto y golpeó el gruñido de su panza que reclamaba algo más que frágiles espejismos.  El desamparo rodó por sus mejillas al recordar que otras cuatro pequeñas panzas gruñían en la casucha de cartón que había quedado muy lejos del sueño americano. Allá, a muchos kilómetros de distancia.

 

 

ME QUEDO CON MI CORAZÓN

(Sophie Zelmani)

 

Y claro que el amor es eterno. Aunque a veces cambie de ojos, de labios y tez. Aunque a veces, como las serpientes, para sobrevivir, se mude a otra piel.

 

 

***

Angélica Santa Olaya (Ciudad de México, 1962). Poeta, escritora, historiadora y maestra de Creación Literaria en Minificción, Cuento y Haiku para el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Egresada de UNAM, ENAH y SOGEM. Primer lugar del concurso de cuento breve del diario El Nacional 1981 y del concurso de cuento infantil Alas y Raíces a los niños del Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato 2004. Segundo lugar del V Certamen Internacional de Poesía Victoria Siempre 2008 (Argentina). Mención Honorífica en el Primer Concurso de Minificción IER/UNAM En su tinta 2020 y Segundo Lugar en el Concurso Semanal Crónicas de un virus sin corona UACM 2020. Publicada en 80 antologías internacionales de minificción, cuento, poesía y teatro, así como en diversos diarios y revistas en América, Europa y Medio Oriente. Autora de 15 publicaciones de poesía, cuento, minificción y novela. Feisbuqueo, luego existo es su primer libro de minificción y 69 Haikus fue el primer libro de literatura mexicana presentado y difundido en Emiratos Árabes Unidos en 2015 y prepara la presentación de su plaquette minificcional Funambulistas (Letra Franca, Morelia, 2021). Homenajeada en 2015 por la Universidad Autónoma del Carmen. Traducida al rumano, portugués, inglés, italiano, catalán y árabe. Miembro del colectivo Minificcionistas Mexicanas y de los colectivos internacionales Minificcionistas Pandémicos y Red de Escritoras de Microficción REM.