Leo Mercado: Entre el olfato y la sangre


Jackson Pollock-1951



62


esa mujer

era

la luna de mi aullido



63


con la soledad

matándome de espanto

duermo abrazado

a la luz prendida 
 

65


llegaste blandiendo

el mar que hay en tus ojos

y yo acaté esa suerte

procurando justificar

alguna vez

al frustrado capitán que habita

en mi barba



con mis huesos temblando de risa

te pregunté tu nombre

el color de tu sueño más profundo

y la medida de tu abrazo



después

aduje que afuera la noche

avecinaba furibundas cóleras

y que nunca estoy

de veras listo

para la enorme soledad

de la cama



73


es posible que hoy

el zumbido de la noche

nos habite el aliento



que seamos

caldo

fragor

que nos abracemos los huesos

tintineando tibias suturadas

húmeros maltrechos



y que entonces

así

entendamos que

para llegar al amor

hay que descarnarlo todo



76


la media huye

en la oscuridad de la noche

agazapada entre las sábanas



dejando al pie izquierdo

muerto

de frío

y al derecho

viudo



77 (en esta casa)



no sobra la silueta de esa risa

la música de aquel perfume

que tus ojos imprimían

en el caos cotidiano

en estos libros revueltos

en la sopa que cruje

cruje

cruje

en los abismales asuntos del mantel

en los pormenores

propagandísticos

de la fastuosa soledad

de aquella araña que

pendiendo de su tela

me observa

el hueco del pecho

mientras teje

su quimera hambrienta

de saliva



78 (en esta casa, en la ventana)


viajamos

sacudimos al tiempo

creemos que

en movimiento

podemos eludirlo



vemos paisajes fugaces

sin contornos definidos

y amamos el instante

donde un fragmento de risa

se nos teje entre los dientes



80


viajo

vuelvo volando

a esa muchedumbre de soldaditos de plástico

divididos en dos ejércitos

ahí mi hermano y yo

construimos la felicidad absoluta

esa que nunca recuperaremos

porque aquí

en la adultez

jamás vamos

a estar a salvo



85


hablar solo

con los ojos bien abiertos



un sablazo

en la pulcritud estridente

de la noche



87



entre el olfato y la sangre

se erige la intención

que decora

al animal

de presa



ahí

también

la noche hace una pausa

para merodearme

en silencio





***

Leo Mercado (Salta, Argentina, 1982). En poesía publicó “Viento norte” (Color Pastel, 2005; 2009 intervenido por artistas plásticos). En 2008 creó el sello independiente “Viento Norte, ediciones de alambre”. Allí publicó “Bocanada” (2008, plaquette), “mil200” (2011) y “39” (2012).

En prosa, formó parte de la “I Antología Triple C”, (Macedonia 2012), de “El barco de papel. Antología Argentina de microrrelato infantil y relatos breves” (UNT 2014), “Fútbol en breve. Microrrelatos de jogo bonito” (Puertabierta editores, 2014), “Ballenas en hormigueros. Antología Hispanoamericana de Minificción” (Ojo de pez, 2014), “Borrando Fronteras. Antología trinacional de microficciones” (Macedonia 2014) y “¡Nocauts! Microrrelato internacional de boxeo” (Dirección de Fomento Editorial de la BUAP, 2015). Editó junto a Caro Fernández “Hacer el cuento, microcrónicas” (Macedonia, 2012). Ediciones Sherezade editará próximamente “Volver a hacer el cuento, microcrónicas” escrito también a dúo con Caro Fernández. Es Co-Director de la “Cofradía del Cuento Corto”. 
 
 
Leo Mercado
 

3 comentarios:

No se aceptan comentaristas anónimos.